Satisface a Édgar Vivar hacer doblaje de voces
Fecha: 4 julio, 2013
Fuente: Vanguardia
En el filme, Vivar le prestó su voz a

Lima, Perú.- El actor y comediante mexicano Édgar Vivar, quien interpretó a “Ñoño” y “El señor Barriga” en la afamada serie de televisión “El Chavo del 8″, se declaró hoy satisfecho de la otra cara de su profesión: el doblaje de voces. 

Vivar, quien ha intervenido en telenovelas como “Para volver amar”, en programas como “La familia P. Luche” y en la película “Bandidas”, declaró desde México al diario peruano “El Comercio” que regresa a la pantalla grande con “Mi villano favorito 2″, película que está en la cartelera desde hoy en Perú. 

En el filme, Vivar le prestó su voz a “Silas Pie Traserón”, un nuevo personaje dentro de la trama de Universal Studios, que es el jefe de la liga antivillanos, una organización mundial que se dedica a combatir el mal. 

Ha aparecido un nuevo villano en el mundo, no tienen ninguna pista y entonces va donde “Gru”, porque le parece la persona ideal para rastrearlo; lo quieren como doble agente, haciendo un poco de farsa sobre las películas de espionaje del “Agente 007″, explicó. 

Recordó que ha hecho ya doblaje para cinematografía, comerciales y series en México e hizo la voz de “dog” para Disney en “Up”, donde coincidió con el peruano Gianmarco Zignago. 

Posteriormente hizo de “Gustó” en “Ratatouille” y el doblaje, según Vigar, es todo un arte dentro de la actuación, aunque “a veces se ve de soslayo, pero es un área muy importante”. 

El actor comentó que el año pasado María Antonieta de las Nieves (“La Chilindrina”) hizo el doblaje de uno de los personajes principales de “Ralph el demoledor” y algunos asistentes al cine no quedaron conformes con el resultado. 

“Su voz los remitía irremediablemente al personaje de “La Chilindrina” y en su caso su voz también ya está también muy metida en la memoria de la gente por otros personajes, ¿cómo vencer esto o en todo caso lo ve como un inconveniente?”, preguntó. 

Según el actor, es un reto y se tiene que afrontar con talento y en el caso de María Antonieta explicó que ella es una excelente dobladora. “Ella hizo las voces de dos niños en “Mis adorables sobrinos”, pero en “Ralph” era un personaje que tocaba muy de cerca al de “La Chilindrina””. 

Consideró que era muy difícil, hablando de la voz, desembarazarse de ese personaje y dijo que en su caso ha tenido la fortuna de que lo han llamado para hacer cosas diferentes, que lo han desmarcado de hacer papeles de niños. 

El personaje de “Up” y “Ratatouille” no tienen nada que ver el uno con el otro ni mucho menos con “El señor Barriga” o “Ñoño”, y este último también tiene sus propias características, acotó. “Son una serie de factores que tienes que tomar en cuenta cuando vas a hacer un trabajo de doblaje. 

Es un reto”, finalizó.